vincha  punzóinicio.html
 

HISTORIA DE LA NACION CARAIBA

PROLOGO


En este trabajo encarado con la seriedad que amerita toda historia y conclusiones propias fundamentadas en el análisis de documentación histórica, expongo todo cuanto hace a la historia de uno de los pueblos en realidad de una nación, conjunto de varios pueblos, difundidos por América (central y del sur), dueños de una riquísima cultura, la mas difundida por su expansión en América.


En esta oportunidad voy a obviar la historia de su música, ya tratada en la serie; “Historia de la Música Sudamericana”, con el título; “La música Caraíba- el chamamé”.


A pesar de que los dos términos, guaraní y caraíba, son de una raíz “común”, han sido objeto de deformación en su significado por “españoles y portugueses”, pero no dejan de representar exponencialmente las raíces de esa cultura.


La nación Caraíba expandió su presencia, su cultura, y su lengua por un vasto territorio de la América del Central (mar Caribe y sus islas) y la América del Sud.

Este hecho ha llevado a algunos historiados -en general Venezolanos- a hablar de un “imperio Caraíba”.


Pero ello no ha sido así, esta nación estuvo conformada por un conjunto de pueblos independientes con pautas culturales comunes.


Su realidad se puede comparar, con reservas, con la de “nación” Celta.

Donde la diversidad de cada geografía que ocuparon; clima, suelo, flora y fauna, mas las improntas históricas influenciaron las costumbres y el carácter de esos pueblos.


Por otra parte las normas determinantes de la conducta social de los pueblos no son inmutables, ni absolutas, surgen y son mutadas según los contextos históricos y culturales.


Según Montesquieu (“Le sprit de loi”), “Cada pueblo tiene las formas de gobierno y las leyes que son propias a su idiosincrasia y trayectoria histórica, y no existe un único baremo desde el cual juzgar la bondad o maldad de sus corpus legislativos.

A cada pueblo le corresponden determinadas leyes, pero éstas están determinadas por factores objetivos tales como el clima y las peculiaridades geográficas, que intervienen tanto como los condicionantes históricos en la formación de las normas que rigen su vida”.


Conteste con este “acerto” de Montesquieu los distintos pueblos de la nación Caraíba tuvieron ciertas costumbres, normas, formas de gobierno, e idiosincrasias “sui generis”.-


También su idioma fue adoptando algunas diferencias, no en la construcción gramatical, sino en sus voces y significados, y en distintas acepciones.

Es por ello que han hablado distintos dialectos en su extensa geografía, generando por otra parte, en sus objetivos; distintas geopolíticas.-

INTRODUCCION


“Guaraní”, a quien españoles y portugueses tomaron como el patronímico genérico de esos pueblos quiere decir “guerrero”, en realidad el término correcto es “Guarini”.


Los españoles escuchaban que las gentes de ese pueblo solían decirse “guariní", aludiendo a su condición de guerreros, los europeos lo tomaron como un patronímico deformándolo en “guaraní”.


Estas gentes acostumbraban decirse a si mismo “avá-guariní” o “muyá guariní” o “tupinhá guariní” o ...., aludiendo a su pueblo; avá, muyá, tupínhá,… haciendo siempre mención primero a su condición de "guerrero" ("Guariní") y después a la tribu, recordar que este idioma se lee (o se interpretaba cuando era ágrafo) de derecha a izquierda.-

Cuando digo "estas gentes" no me refiero a la totalidad de la nación Caraíba sino solamente a los pueblos, tribus de la cuenca de los ríos Parana-Uruguay ("Matto Grosso", "litoral atlantico" "serras do Mar" e islas en territorio brasilero, Chaco, Guayra; en Paraguay y la mesopotamia en Aregentina. (ver recuadro anexo)


Chamamé también es un vocablo “común”, a esa etnia, que data de antigua época y está impregnado de una espiritual mística.


Su significado muy especial, con hondas raíces anímicas, lo encontraran en la serie “Historia de la Música Sudamericana” bajo el título; “El Chamamé – La música de los Caraíba –”


El nombre mas difundido que corresponde estos pueblos que conforman una cultura esparcida por un extensísimo territorio, que abarcó desde Norte y Centro América hasta el río de La Plata, es; “CARAÍBA” o “CARAÍBE”, “Caraí” quiere decir “señor” y conlleva el carácter de persona importante.


Por lo que a lo largo de la exposición me referiré a esta cultura como los : “CARAÍBA” y es porque este patronímico es el que mejor representa el espíritu original de esa cultura, sin saber a ciencia cierta si es el real.


Aceptando la raíz “Caraí” , por ser casi indiscutida, lo que presenta diversidades es la terminación “be” o “ba” , esta ultima es la mas difundida, pese a ello no he leido a nadie que haya arriesgado a traducir ni a interpretar el significado.


A pesar de que el término “GUARANÍ” – mal entendido y mal pronunciado- adquirió desde la época de la conquista tanto renombre y su historia está tan relacionada con la colonización, se hace dificultoso atribuirles hoy su verdadero nombre, a tal punto que hasta los mismos pobladores de la región, aborígenes, han olvidado esa verdad.


Hoy son muy pocos los historiadores, antropólogos, etc. que los llaman “caraíba”, en Brasil, Colombia, Venezuela y Las Guayanas este nombre está mas difundido.

También hay actualmente algunos historiadores que le asignan el nombre aludido a los pueblos que habitaron Sudamérica reservando el de “Caribes” para los pueblos de las antillas.


"Caribes" fue el nombre que los españoles entendieron como genérico de las tribus que poblaban las islas del mar homónimo, sin comprender que se trataba de una misma cultura y nación que la de los pueblos de ese origen en toda Sudamérica, temiendo dicha confusión -que no es tal- otros historiadores optan por seguir mal llamando “Guaraní” a este pueblo.


Cuando su historia es lo suficientemente clarificadora respecto al origen único de esta “gran nación”.


En mi primera exposición, sobre esta cultura, que estaba fundada principalmente en la música (El Chamamé) y afín de no explayarme en disquisiciones lingüísticas opte por seguir la corriente respecto del mal pretendido patronímico "Guaraní".


Como el presente pretende ser un trabajo de carácter histórico, en merito a ello, debo ser riguroso y escribir la verdad.


En cuanto al nombre Caraíba, a fin de mejor explicarnos su etimología y la verdadera expresión hay que tener en cuenta el carácter ágrafo de esa lengua, la que era escuchada por extraños a su habla, deduciendo una grafía acorde a lo que creían escuchar, por ello tuvo a lo largo del tiempo y según cada relator distintas formas de grafía.


Tanto durante el “descubrimiento” como durante la conquista los europeos que llegaban a América no estaban muy familiarizados con la lingüística, la prosodia y los rasgos fónicos tan característicos -“sui generis”- de la cultura “caraíba”, por lo que no hubo un denominador común a la hora de escribir lo que oían.


Cada relator, escritor o cartógrafo interpretó a su manera la expresión, que se cree escuchaban de boca de los aborígenes de esta etnia al nombrar su nación.


Hasta hoy día ningún lingüista ni experto conocedor de esta lengua ha podido explicar con fundamentos indiscutibles el significado de la expresión “CARAÍBA” –aun cuando es la acepción, por mucho, mas difundida por toda Sudamérica y el Caribe.


Si sabemos que “caraí” equivale a "señor",…- , pero hay dudas -por falta de fundamentos- sobre la terminación “ba” o “be”.


Cuanto he leído sobre ello es ambiguo y carente de  fundamento creíble, vale cierto. Respecto de este tema volveré con detalle exponiendo una teoría (hipotética) propia acerca de cual pudo haber sido el patronímico real de esta nación, pero itero solo es una hipótesis.-


Como ejemplo aquí algunas de ellas;


CARITABA o CARIBANA – Bartolomé De Las Casa, “Historia de las Indias”

CARAYBA o CARAHIBA - Ulrico Schimdel. “Derrotero y viaje al Rio de la Plata y el Paraguay”

CARABAYA – William Delisle, “Map of America”

CARIBANA – Pedro M. De Angleria, “Décadas” y Alexandre Humbolt, “Viaje a las Regiones Equinociales”

CANIBAVA – Pablo Castells “Historia de la Compañía de Jesus”

CARAÍBA – Mapa Gral. USAF en casi todas las latitudes de las pag. 27 y 28,

CARIBE - Mapa Gral. USAF en la pag. 28 latitud; 15º 30” S / 44º 28” O,

CARIOS - Mapa Gral. USAF pag. 28 latitud 06º 32” S / 39º 28” O . Tal como Felix de Azara.

CARÍBAL y CANÍBAL - Cristobal Colon, "Cartas". Se ha escrito que Colon llamó así a estas gentes porque era el nombre que los descubridores escucharon decir a sus vecinos los Taínos que habian estrechado relaciones con el almirante.


“La nación Guaraní era la más numerosa y entendida del pais, pero no tenia un gefe, ni formaba un cuerpo político como la megicana; porque cada pueblo era independiente de los demas, y tenia un nombre particular, como son los de Avá, Muyá, Imbeguás, Caracarás, Timbús, Corondás, Colástinés, Tucagués Calchaquís, Quiloazás, Ohomas, Mongolás, Acaai, Ytatí, Tois, Tarois, Curupaitís, Curumiais, Tapes, Guaycurú, Tupína , Chiriguanás y otros que algunos escritores han olvidado y creido alguna vez que pertenecian a naciones diferentes. El nombre más general de la nacion, fué antiguamente el de Carios(*) y hoy lo es; Guaranís. Tambien encuentro su totalidad más carnosa, de color más rojizo(**) y menos obscuro que en mis demas naciones.” FELIX DE AZARA-


(*)AZARA, siguiendo a otros relatos –escritos u orales- ha deformado el nombre que no es “Carios” es en el mejor de casos “GARIOS” que es el nombre que algunos cartógrafos y relatores europeos le dieron a uno de los pueblos "caraíba" que hablaban un dialecto que ellos (los europeos) interpretaron como “kari'ó" " tomándose el apóstrofe " ' " como una aspiración, los jesuitas usaron la letra " h " para indicar esa aspiración. Copiando a AZARA algunos escritores, siguen aun hoy refiriéndose a los “caraíba” como “carios”, entre ellos los cartógrafos de USAF.


Sabemos que Caria (Καρία) y los Carios fueron un pueblo procedente de las islas del mar Egeo (s/Herodoto) y asentados en la costa sudoeste de la península –hoy Turquía- cuya capital fue Halicarnaso.


(**) O don Félix era daltónico o confundió el color de la piel de estos pueblos con el rojizo con que los caraíba acostumbraban a cubrir su piel y acostumbran hoy a pintarse los pómulos, color que hacen a partir de tierras ferruginosas abundante en la zona.


En el capítulo referente a las costumbres volveré sobre el tema, abordando las razones de ese “maquillage” que usaron los caraíba.


Lo cierto es que los “caraíba” eran y son aun de piel “mate” –a nuestro decir- o “trigueño” para que se entienda mejor, esto es una piel amarillenta con ligero matiz verdoso, de ahí nuestra expresión “piel mate”.


En el capitulo “La Protohistoria” encontraran las causa de esa coloración de la piel congruente –como variación o mutación americana- con la piel amarilla del pueblo asiático que dio origen a esta etnia; los mongoles.


Esta es otra de las diferencias con otras etnias autóctonas (en realidad inmigradas, con evolución propia) que sí eran de piel “rojiza” (pieles rojas), característica, en su decoloración, de los pueblos, indonesios y polinesios, quizás por mutación del color de piel original de esas etnias -negro/rojizo-, aunque con matiz mas claro o mas oscuro según los distintos pueblos americanos, y otros pueblos, que a la llegada de los españoles a América estaban casi extinguidos, de piel negroide acorde a la piel de los australoides, sus ancestros.


En los capítulos siguientes, que iré publicando con tiempo;


I) LA PREHISTORIA a) El entorno geofísico),


II) LA PROTOHISTORIA a) teoría del homínido americano, b) la llegad del hombre a América, c) el puente de Beringia.


III) LA HISTORIA a) la llegada de los europeos, b) la conquista, c) la

influencia religiosa, c) la emancipación.)


encontraran descriptos el ambiente (y su evolución), el origen y la historia de una de las cultura mas interesantes de America, no por grandes obras arquitectónicas, ni de ingeniería, ni de riquezas, ni imperios políticos, sino por la expresión mística de una cultura que fundamento su creencia en la espiritualidad, adoptándola como metodología de vida y marginando la materialidad.


Hay algunos historiadores (muy pocos) que sostienen que los Mayas tuvieron un origen común con los “caraíba”, si bien es cierto que ambas naciones tienen algunas pocas pautas culturales similares, no puede decirse que tales pautas tengan una raíz común por ser insuficientes para demostrar un pasado común.


En el capitulo de la PREHISTORIA aportaré pruebas documentadas de este error en que han caído algunos historiadores poco prolijos a la hora de investigar.-


Como la teoría expuesta “ut supra” ha caído, solo queda descartarla.


En este caso queda ratificado, sin excepciones, lo dicho en párrafo anterior sobre las pautas que caracterizaron la cultura Caraíba haciéndola una de las mas interesantes de nuestro continente.-

LA PREHISTORIA

Como sabemos en la era Secundaria el planeta tenia otra conformación (Pangea primero, después Laurasia y Gondwana ) Esa formación de placas continuó  en el tiempo el proceso de fragmentación.

El entorno Geofísico

En la parte que aquí nos interesa, de las sucesivas fragmentaciones devino en un principio una masa continental a la que Herman Von Ihering, en su obra Archhelenis und Archinotis  y dio en llamar Archhelenis, esta masa se prologaba desde el norte de Sudamérica hacia el sur  llegando hasta la Antártida.  También sostiene Ihering en "Die Geschichte des Atlantischen Ozeans"  que hasta el mioceno por lo menos existía todavía un puente entre África y Archibrasil, teoría que compartió entre otro con Walter John Gregory.

Esta masa continental en parte americana estaba compuesta por Archiplata, Archibrasilia y Archiguayana , de la que formaban parte el sistema de las sierras Pampeanas, la meseta de Guayana y el macizo Brasilensis.  

Este es el ámbito que aquí nos interesa pues es, con escasas modificaciones, el hábitat central de los Caraíbes.

Algunos paleontólogos han criticado la teoría de, Von Ihering,  compartida entre otros por Ameghino, modificando la plataforma de Archhelenis sosteniendo que la misma estaba divida por un gran océano, de lo que resultaría que Archiplata estaba separada de Archibrasil y Archiguayana.


Pero esta teoría presenta algunos reparos no contemplados y es que en la zona oceánica aludida, desde el precámbrico, antes de separación de Gondwana estaban las sierras pampeanas que se extiende desde el sureste de la pampa húmeda hasta las sierras del Aconquija en el noroeste argentino, vale decir estaban en zona del supuesto océano.


Según esta teoría fue el plegamiento Andino el produjo la unión de las tres plataformas. Pero también esto es improbable pues los Andes surgieron en el mioceno (anteúltima era del terciario) cuando a tenor de lo supuesto por Von Ihering ya no había océanos entre medio de Archhelenis. Loess, enormes volcanes y formaciones de rocas sedimentarias anteriores cubrían ese espacio.

El solo hallazgo de esqueletos de peces marinos en plataforma continental por si no es prueba concluyente de la existencia de un lecho oceánico.


Sudamérica en esa zona presenta una cuenca hídrica muy basta (quizás la mayor o una de las mayores del planeta) y es sabido que son muchas la especies de peces marinos que remontan ríos (de agua dulce) para desovar. Por lo que la “teoría” del “océano sudamericano” no es tal, a mi entender no está sustentada en hechos expuestos a rigor científico, por ello vale pensar que devenido en solo una hipótesis.


Al final de Secundario y probablemente como consecuencia del surgimiento de la dorsal  Mesoatlántica (la cordillera oceánica, de origen volcánico, mas extensa del planeta), Gondwana  se separa de  la placa sudamericana o brasilensis (Archiplata-Archibrasilia-Archiguayana) .


Las dorsales, que recorren los cinco océanos del planeta, presentan en su medio un gran valle longitudinal que crece a razón de unos 3cm por año, según una última teoría sería este crecimiento el provoca la presión sobre las placas continentales provocando su desplazamiento y no el magnetismo a que están sujetas las mismas, como teoría desde ya está en discusión.


En este continente (Brasilo-africano)  se produjeron grandes formaciones volcánicas, en terrenos arqueanos o subarqueanos, en el núcleo central del continente mencionado, con erupciones granitoideas, con presencia de granitos, granulitos, porfidos, gneiss, y calcáreos primitivos, todos ellos indicadores de tiempos antiguos.  


Con posterioridad, en el Jurasico y en Triásico, se producen otras formaciones volcánicas  en la parte occidental del Brasilo-africano.

Al final de esos periodos, hacia los últimos tiempos de existencia de ese continente, se produjeron grandes erupciones, entre ellas una, quizás  la mas grande de las acaecidas en el planeta, que abrió la costra terrestre derramando sobre la superficie enormes masas volcánicas, cubriendo decenas de miles de kilómetros cuadrados, compuestas por profiritas, piedra toba con petroxilex.


Esta erupción, de la que se cree fue producida por el volcán mas grande de Sudamérica, que  mencioné en el foro “elbarcoceltibero”, creo que contestando a mi amigo Hannon, cubrió una extensísima parte de la gran región Chaqueña.


También se sucedieron en esa época otras grandes erupciones que cubrieron esos mismos terrenos pero con composición distinta apareciendo formaciones de melafira.


Al sur del río Apa (norte del Paraguay actual) y extendiéndose hasta las costas del Atlántico, se presentaron extensas formaciones de asperón antiguo, rocas que originaron los terrenos arenosos de tierras coloradas, predominando en la parte oriental, ocupando un basto territorio que comprende la mayor parte del  Paraguay, Corrientes y norte de Entre Ríos en Argentina, Matto Grosso, Sao Paulo, Paraná, Santa Catarina, y Río Grande do Sur en Brasil ( es decir el planalto brasilensis) y gran parte del norte de Uruguay.


En la Pampa húmeda (Buenos Aires) se han encontrado terrenos con esa formación de rocas melafiricas por debajo de los 300 metros.


Este sustrato de origen volcánico ha producido a lo largo del tiempo suelos porosos, en algunos lugares hasta los 800 y 1200 mts. de profundidad, permitiendo la filtración de las aguas de lluvias, muy intensas en esa zona, dando lugar a una de las tres reservas acuíferas mas grandes del mundo; “el acuífero Guaraní.”


Hacia mediados del terciario surge el plegamiento cordillerano de los Andes (según  teorías fue originado por la erupción de la dorsal  oceánica del pacifico, los sedimentos que se hallan en la zona así lo demostrarían) se extiende hasta Centroamérica uniendo las dos placas; norte y sur americanas.


Este hecho es de suma importancia y trascendencia en America pues facilitó las migraciones norte-sur y sur-norte de gran cantidad de especies animales y con posterioridad  las migraciones humanas en ambos sentidos.


Respecto de los primeros es sugestivo el aprovechamiento de esta nueva ruta de escape   (migración) del Eohippus y/o sus descendiente  (Hipparión) (antecesor del caballo) huyendo del Smilodon populator (tigre dientes de sable) y el Panthera leo atrox (león americano) sus principales depredadores, hacia America del norte primero y luego a través del corredor libre de hielos de Beringia a las estepas del Asia central, probablemente durante la glaciación de Würm o Wiscousin (80.000 a 20.000 años) y no en la llamada glaciación actual o ultima -10.000 años-.  


El Terciario, en su etapa final,  no ha significado grandes cambios geológicos en América, salvo la erupción de basaltos verdaderos y la traquita.


Con posterioridad y ya en el Cuaternario sobrevino en la región central y la oriental (litoral Atlántico) de Sudamérica  una suerte de “calma” que se prolonga a nuestro días, constituyendo una de la regiones mas tranquilas, desde el punto de vista geológico, del mundo; sin gran actividad volcánica, ni grandes terremotos o maremotos, los movimientos sísmicos son tan insensibles que solo con instrumentos de precisión sofistica pueden apreciarse.  


Al principio de la era Cuaternaria se produjo una excepción a lo dicho, y fueron escapes volcánicos a lo largo de una “rasgadura” en la región de Ypacaraí –en el sur del Paraguay- hoy obturada, donde se han encontrado depósitos de azufre nativo, desde ya fue un movimiento eruptivo de escasa importancia.


En este “mundo” de sostenida –hasta el presente- pasividad geológica tuvo su hábitat, mas extenso, la gran nación Caraíba.


Esta geografía generosa por su clima, con abundantes lluvias, tierras fértiles y su variada flora como la abundancia de especies animales que por su escasa o ninguna agresividad aseguraron a los Caraíbas una presencia exenta de peligro alguno y propicia para una vida feliz.


La ausencia de grandes carnívoros –para cuando llegaron los Caraíba ya se habían extinguido-,  y de grandes; bóvidos o suidos o  proboscidios o rinhocerotoides hacían de esta región un hábitat pacifico, y fue la elegida por los distintos pueblos Caríbas para su ultimo asentamiento.


Vale aquí iterar lo sostenido por Montesquieu acerca de la influencia de los entornos geofísicos en el carácter, costumbres, y pautas culturas de hombre.


             ==============================================================

LA PROTOHISTORIA

Las teorias del hominido “americano”


Volviendo al Terciario es de destacar una hipotética teoría sobre la aparición de homínidos en el viejo Brasilensis-africano durante el Plioceno.

Si bien es cierto que se carecen de fósiles que solo hay piedras que han sido modificadas se hace arriesgado sostener desde lo científico la existencia de tales homínidos, aunque según sus sostenedores existen muchas probabilidades, acoto que “solo eso”, lo que no ha alcanzado hasta el presente, según humilde impresión, ni siquiera para elaborar una hipótesis con visos de razonabilidad.


Florentino Ameghino, el primer científico argentino -1854/1911- elaboró una teoría donde sostenía que el hombre americano era del Terciario y que había tenido precursores en el Mioceno y aun en el Eoceno.

Este precursor habría sido el “homúnculo” que por natural evolución origino los cuatro géneros para devenir de esa forma en las especies del genero Homo, a quien sitúa originalmente en la región del Río de La Plata.

Desde ya esta teoría tuvo a la comunidad científica -geólogos, paleontólogos, antropólogos- en contra.

La discusión finalizó hacia 1910 en el Congreso Científico Internacional durante el centenario de la Republica Argentina.


En 1908 el gobierno de EEUU envió al científico Bailey Willis a la Argentina para investigar la teoría de Ameghino, este mismo acompaño a Willis a explorar los fósiles y los artefactos y los terrenos donde Ameghino había encontrado esas pruebas de su teoría. Analizados “in situ” y “de visu” los elementos constitutivos de la prueba se pudo determinar que los sustratos donde fueron hallaron pertenecían al cuaternario superior y así los fósiles. Posteriormente el sabio antropólogo Dr. Robert Lehmann Nistche demostró que los fósiles que Ameghino había adjudicado a especies precursoras del “homo”, eran variaciones individuales (mutaciones accidentales) de la actual especie humana, de las que pueden aun hoy encontrarse tanto en Sudamérica como en otros continentes.


En 1922 un geólogo llamado Cook halló un diente en la Quebrada de la Serpiente, en Nebraska (EE.UU.). El profesor Osborn, con el Museo de Nueva York, y Sir Smith, de Londres, dijeron que el diente pertenecía a un homínido. Posteriormente se determinó que era el diente de una especie extinguida de cerdo . S. K. Gregory, Science Vol. 66, p. 579 (1927), citado en Evolution the Fossils Say No (Evolución: Los fósiles dicen No), p. 130, por Duane T. Gish, Ph.D. Creation Life Publishers, 1981, San Diego. CA.


En Perú surgió una evidencia también elocuente acerca de la existencia de homínidos en el pasado americano.

La revista Gente, de Lima, en su número 615, Págs. 4-8 (19 de noviembre, 1987), informaba del hallazgo de unos restos humanoides fosilizados junto a una masa de huesos de dinosaurios.

El descubridor, fué el doctor Javier Cabrera Darquea, médico, y catedrático de la Universidad de San Luís de Gonzaga.


Dice el reportaje: «Se aprecian las vértebras dorsales, lumbares, parte de los huesos de los hombros, la columna completamente erecta, el hueso sacro y algunas costillas. En estos arenales también hay una enorme cantidad de huevos de dinosaurio.»

Pero hasta hoy no se ha determinado la edad de los restos humanoides fosilizados. Tampoco se ha probado que los restos hallados pertenezcan a dinosaurios.

Los terrenos de Ica junto con la cordillera de los Andes es la ultima gran formación geológica de America en el mioceno, era terciaria.

Hubo también y hay aun hoy otros antropólogos e historiadores que insisten en la presencia de precursores del homo sapiens en América, pero ninguno ha llegado a probar ese hecho, por lo que por ahora deben descartarse esas hipótesis.

La llegada del hombre a América


Es aun materia de discusión en la que los científicos no han llegado a conclusión determinante alguna.

Lo único en que los científicos se han puesto en relativo consenso (aun hay quienes no) es que el homo sapiens no se originó en América, por lo que resta aceptar que provino de otros continentes.


Por otro lado hay un relativo consenso, no unánime que no pasa de ser teórico, de que el hombre llegó solamente a América desde el Asia nororiental (Siberia).

Fuera de ello continua la discusión sobre la fecha y rutas de las oleadas migratorias que poblaron América;

La teoría Clovis –poblamiento tardío- que asigna una antigüedad no mayor de 14.000 años

La teoría del poblamiento temprano sostiene una ambigua antigüedad de 20.000 a 60.000 años

La teoría Americana o del Grupo Genético cuyas investigaciones se han centrado en el ADN mitocondrial.

Respecto de la llegada del “homo sapiens” a America tampoco hay una opinión unánime entre los científicos, sobre las etnias, las rutas migratorias y las edades en que acaecieron.

Descontando las razas desaparecidas -de las que por ser tales tenemos pocos datos- en América hay cuatro grandes tipos:


Uno de ellos, es el australoide (dolicocéfalo) presente en Sudamérica desde antiguos tiempos.

Es bastante probable que esta raza o razas –no hay que descartar la pluralidad- hayan poblado o llegado a través de la Antártida que en épocas antiguas estaba unida o muy próxima al continente con pasajes estrechos hasta la actual Patagonia, esto es dados los importantes cambios en el nivel de las costas del océano, como consecuencia de las sucesivas glaciaciones.

Este grupo étnico presentaba caracteres físicos distintos mas allá de ciertos rasgos comunes; su baja talla, el cráneo dolicocéfalos y cara alargada y un pronunciado prognatismo.

La entrada de estas razas a America desde el sur y su migración hacia el norte hoy es aceptada casi sin discusión, la existencia de tribus poco numerosas y restos encontrados en Brasil y otras partes de Sudamérica así lo atestiguan.

Este grupo de hombres primitivos, en su mayoría, quedaron estacionarios en su evolución social.

Salvo algunas etnias, pero con reserva, que presentan caracteres físicos correspondiente a ese grupo –australoide- ¿ como los Onas, los Yaganes, los Olmecas ? .


Cuando se investiga un hecho histórico se debe recurrir a todas la ciencias en la búsqueda o aproximación a la verdad. Lo que voy a exponer es una hipótesis propia que se le ha pasado por alto a los historiadores, no así a la zoología. En este caso la ayuda deviene de esa ciencia. Un dato a tener en cuenta es la presencia en Sud-América (sur de Argentina y Chile- región patagónica) del “monito de monte” (Dromiciops gliroides), también llamado chumaihuén, es un marsupial que se destaca por ser el único representante del orden Microbiotheria, el cual está emparentado con los marsupiales de Australia y no con los de América, como el “Cronopio dentiacutus” recientemente descubierto.

La presencia del “monito del monte” sugiere que sus remotos ancestros llegaron a America desde Australia a través de la Antártida de igual manera que lo pudieron hacer los humanos “australoides”. Este testigo, vivo aun, de una ruta viable entre Australia y Sudamérica es considerado un fósil viviente ya que el es único miembro de ese orden que pervive habiéndose extinguido otros miembros del orden que ingresaron a Sudamérica desde Australia.


Volviendo a los homo, otro grupo, quizás coetáneo o anterior al primero, es el grupo Polinesio que bien pudo haber llegado a través del mar dada su gran capacidad como navegantes. Aunque no está probado científicamente aun es de suponer con bastante acierto que pudieron haber llegado a las costas occidentales de America también en épocas antiguas, mas de 12000 años.

Las culturas de la costa de Perú y norte de Chile; Caral primer poblamiento americano 5000 AC , los Chinchorros 8000 AC. y otras etnias, parecen suficiente sustento para esta teoría.

La similitud de caracteres de muchos pueblos sudamericanos con los polinesios es sumamente notable (los Araucanos, los pueblos de la costa del pacifico, y otros pueblos del oriente Andino como los calchaquíes)

Por lo que hoy dia son muy pocos los que niegan esta inmigración.


Otra de las corrientes migratorias desde Siberia llegada a través de Bering (Beringia), cuya fecha de entrada a America esta aun en plena discusión, es una raza –o varias- de origen, o proveniente, de Indonesia.

Las etnias de América del Norte y algunos pueblos de América Central serian congruentes con esta teoría dados los caracteres físicos de esas razas.

He dejado para el final la corriente migratoria mas importante, especifica de nuestro tema, que es o son la o las migraciones de mongoles a América a través de Beringia.

Ya nadie discute la migración de mongoles a América, mas aun desde la llegada de los españoles.

Desde Colon que confundió Cuba con Cipango y después creyó haber llegado a Catay, se advirtieron los rasgos mongoloides en los pueblos de Centro América y el Caribe.

En un principio los identificaron como chinos, aun los mas legos advirtieron la extraordinaria semejanza de muchas etnias americanas con las razas amarillas.


Este grupo étnico –los mongoles- atravesando Alaska y Norteamérica llegó a Centro América y al Caribe y desde allí, a través de las costas de Venezuela y de Colombia sobre el mar Caribe, al Amazonas y al litoral atlántico de Sudamérica.

De este itinerario no queda duda razonable alguna, está ampliamente documentado con la existencia aun hoy dia de tribus y pueblos pertenecientes al numeroso y extendido grupo étnico de los Caraíba.


Acerca de cuando se produjo o produjeron estas migraciones no hay al dia de hoy una opinión probada, pero si hay varias teorías con diferentes enfoques.

Algunos sostienen que hubo en Asia una raza autóctona que por darle un nombre sus sostenedores han llamado “americana”, la que emigró a America, otros sostiene que fueron mongoles autóctonos los que emigraron.

La primera de las hipótesis es muy difícil de sostener, no resiste hasta hoy la tesis de la antigüedad de los mongoles en Asia que data de antes de los fósiles mas antiguos encontrados en América, excepción de los fósiles de otras razas hoy desaparecidas y cuya anatomía no se condice con los rasgos mongoloides (braquicéfalos, inclinación palpebral del ojo y pliegue epicántico) de los pueblos americanos (Caraíba, y otros etnias, entre ellas la Maya)


La segunda presenta la dificultad de que todos los pueblos mongoles se declaran, tradicionalmente, extranjeros. La tradición, que en general, no es tenida en cuenta por los antropólogos, solo ha quedado en el dominio de algunos historiadores, otros la menosprecian.

Pero en este caso, como en muchos otros, es de tener muy en cuenta pues además de la tradición hay otros indicios que llevan a suponer un origen europeo oriental y/o europeo central, emigrados hacia las estepas de Asia central.

Esta tesis presenta algunos indicios dignos de destacarse, que no es caso aquí detallarlos.


Teoría del puente de Beringia

Ya en el siglo XIX Samuel Foster Haven sostuvo en obra Archaeology of the United States

Que los hombres llegaron a America desde Siberia a través de Bering.

Las modernas teorías al respecto sostienen que lo hicieron a través del llamado “puente de Beringia” que se habría formado dado el descenso de los niveles de las aguas en las costas de Bering que alcanzo hasta superar en partes los 100mts.

Este hecho esta probado no solo por la expansión de hielos del Artico sino también en el sur del continente esto es en el extremo de Sudamérica y las costas de la Antárdida.

Según esta teoría habría quedado un “puente” libre de hielos en el sur de las costas de Beringia. El hallazgo de un esqueleto de mamuth en esa zona se aporta como una de las pruebas de ese puente, el que habría servido para facilitar la migraciones de especies animales en ambos sentidos y de seres humanos a Alaska.

No es descartar que un pequeño grupo de cazadores de mamuth, muy preciado por los siberianos haya sido el pionero en descubrir el paso a las tierras de America.

Este “puente” habría surgido en tres oportunidades de otras tantas glaciaciones, la primera hace unos 60000 años, la segunda hace unos 25000 y la tercera hace unos 14000 años, aunque sobre esta ultima hay quienes sostiene que fue hace 11000 años, aunque la antigüedad de hallazgos de herramientas pareciera contradecir esta ultima antigüedad. Los principales sostenedores de esta teoría han sido entre otro; W. Jhonston, Ernest Antev y Vance Haynes defensores del llamado consenso Clovis. Esta teoría en la actualidad cayo en crisis ante hallazgos arqueológicos mas antiguos a los que se han sumados los antropólogos-genetistas lo que ha causado gran desconcierto.

Pero como relaté “ut supra” creo que no hubo una corriente migratoria por un lugar determinado, y tampoco una periodo determinado por una glaciación, toda vez que la disparidad de etnias que poblaron América del Sud, América del Norte y Centro América y las distintas edades de yacimientos y herramientas halladas, con miles de años de diferencia, pareciera dar razón de varias corrientes, en distintas épocas y por distintos lugares;

33.000 años (Montevere II-Chile)

12.500 años (Monteverde I - Chile

40.000 años (Cuenca de Valsequillo- Mexico)

48.000 años (Montalvania, Brasil )

60.000 años (Pedra furada-Brasil)

50.000 años (Topper-USA)

            Esteban   Gualberto   Hourcade

  (ex-miembro Academia Nacional Belgraniana Rca. Arg.)

AVISO; Proximamente se subirá la continuacion - texto en proceso -